CNT Metal

Sindicato del Metal, Minería y Química
Federación Local de Sindicatos de Madrid
CNT-AIT

Plaza de Tirso de Molina, 5. 6º dech. 28012. | Tlf: 917046054 | Fax: 911413530 | metal@madrid.cnt-ait.es

Secciones Sindicales:

Enlaces Confederales:

Campañas:

Que se jodan

Sindicato del Metal de Madrid - 23/03/2015

A hora de describir el error de la representación, y encontrar vías para erradicarla, es inútil recurrir a la desinformación histórica convencional, a los registros, biografías y demás farramalla triunfalista con la que los trovadores del poder magnifican el liderazgo mientras minimizan los desmanes de las élites. Pero menos aún obtendremos de esos "círculos ciudadanos" que en estos días reclaman el apoyo a "una forma diferente" de hacer política, que únicamente consiste en confiar en que los nuevos pastores serán los buenos, sin cuestionar ni una coma el modelo representativo. Como si del mismo molde, el de las elecciones periódicas, fuera posible obtener algo distinto, el poli bueno, el gobierno del pueblo y todas esas sandeces.

Para describir el circo de la representación resulta mucho más sencillo y efectivo, si tenemos estómago para soportarlo, recurrir a su día a día, al diario de las sesiones parlamentarias. Hace dos años se desarrolló en ese sentido una sesión memorable del Congreso, en la que entre grandes vítores y aplausos los diputados electos impusieron al rebaño otra batería más de recortes sociales y laborales. En ella tuvimos un ejemplo muy ilustrativo de cómo piensan y actúan los moradores del parlamento cuando, tras anunciar una rebaja significativa en las prestaciones por desempleo, la hija de un cacique de Castellón obsequió a lxs desempleadxs afectadxs por la medida con una dedicatoria especial: que se jodan. Debió pasar ese día por allí la musa, porque el caso es que lo clavó. Esa es la clave, el feeling parlamentario: que se jodan, que nos jodamos, lxs desempleadxs y todxs... Para eso sirve un diputado, para jodernos, y esa es la ideología parlamentaria, buscar vías para poder jodernos. No podría ser otra, y quien todavía cree que puede existir otra ideología distinta en su Parlamento favorito, es un iluso o un sinvergüenza, o las dos cosas.

Ser parlamentario es muy sencillo, funciona igual que desgraciadamente funcionan hoy en día todos los trabajos, bajo el principio de autoridad. Hay un jefe, el capital, que exige que la tendencia de sus ganancias vayan siempre al alza para así poder soltar alguna migaja; ellos sólo deben esforzarse en cuidar esa tendencia. Pero lograrlo tiene serios impedimentos, y el principal de ellos es la gente. La gente, que siempre estamos ahí, fastidiándoles, dificultándoles su trabajo, poniendo, ya que en ello nos va la vida, todas las trabas que podemos al cumplimiento de esa tendencia alza que es nuestra ruina, los objetivos de esa España que se inventaron para no tener que mirarnos a las personas a la cara mientras nos joden. La gente, que queremos vivir mucho y trabajar poco, pero que sobre todo estamos empeñados en hacerlo con dignidad, y para ello nos organizamos y luchamos con más o menos valor o mejor o peor tino... eso para ellos es una dificultad muy grande, un serio escollo en su trabajo. Por nuestra culpa, por ese ansia de libertad que a algunos aún nos corre por las venas, o simplemente porque tenemos que comer de vez en cuando, no se cumple el déficit, ni la balanza de pagos, ni apenas ninguno de esos palabros. Por nuestra culpa van a ver a sus amos con el rabo entre las piernas, nuestro éxito significa su fracaso, nuestro beneficio es su ruina y la de su Estado, tienen que jodernos para que los de arriba no les jodan a ellos, en defensa propia, en cumplimiento de sus cometidos... no es nada personal, pero que se jodan.

Nuestros sueños para ellos son garrapatas, jodernos es su trabajo. Ningún reproche puede por tanto hacerse a esa señora o señorita tan pija, que sólo retrató con total nítidez y absoluta propiedad sus objetivos y los de sus colegas, y que milita además en una mafia famosa por cumplir sus objetivos: quieren jodernos, y vaya si nos joden. Más bien habría que reprocharle a quienes nos vuelven a intentar camelar con la misma película mala de siempre, la del cambio para que todo siga igual, el viaje a ninguna parte. Nos transicionaron a la democracia mientras salíamos de la OTAN, y ahora van a regenerarla y acceder a un futuro sin desahucios ni puertas giratorias que no dependa del capital... o que dependa un poquito menos... un futuro en el que los jefes dejan de ser los jefes y somos "los ciudadanos" quienes gobernamos. Pero las personas no se "autogobiernan", se autogestionan, que es otra cosa muy distinta. Gobierno sólo equivale a delegación, corrupción, explotación y desigualdad, y a la represión y el engaño necesarios para mantenerlas. Con las herramientas que nos permiten usar, las del patrón, el voto periódico para que otro decida por nosotrxs, vamos de culo y contra el viento, como estamos yendo de hecho.

Jamás terminaremos con la delegación, y su estigma, delegando. Para nosotrxs lxs libertarixs no puede existir una discrepancia tan significativa entre los medios y los fines, y mantener esta consecuencia es un acuerdo de la CNT. Se habla a menudo, en el entorno de los llamados movimientos sociales, de la necesidad de atender dos luchas: la "institucional", que para reformar el sistema recurre a las elecciones periódicas, a la representación y al principio de autoridad, y la de "las calles", que aspira a su transformación, a ganar espacios a la realidad vigente y construir en ellos un tejido político nuevo basado en la deliberación entre iguales. Es obvio que estas vertientes de lucha tienen unos objetivos antagónicos: una aspira a representar al prójimo o dejarse representar por él, la otra a dejar de ser representadx y no volver a serlo jamás. ¿Cómo conjugar ambos intereses? No está en el programa de ningún partido renunciar a gobernar al pueblo, como no está en las costumbres libertarias pastar en rebaño, alabar al pastor y temer a sus perros o a sus dioses.

En consecuencia, lxs libertarixs rechazamos frontalmente la lucha institucional -si acaso puede llamarse lucha-, mientras estamos dispuestxs a dar la vida por la revolución social. Debemos por tanto advertir a aquel que todavía crea que una vez que "tomen el poder" las élites modernas lograrán aliviar la presión de nuestros grilletes que, incluso aunque lograsen hacerlo, sorteando las enormes dificultades, el monopolio desinformativo y legal, poco y nada bueno lograrán en el escenario que impone el capitalismo global. Pero sobre todo, al dar de lado la gestión hozizontal y abrazar el parlamentarismo, no estará sino perpetuando nuestra esclavitud. Se nos pide a menudo respeto hacia quienes dicen salir de abajo y sin embargo aspiran a alzarse y gobernarnos con, según dicen, las mejores intenciones, pero nosotrxs no podemos dejar de valorar el daño que hacen esas supuestas buenas intenciones a la acción directa, a la autogestión y la asamblea entre iguales, la desmotivación que cunde cuando las mismas personas que hablaban del "poder popular" y la "participación ciudadana" claudican ante las herramientas verticales del amo y las pretenden imponer como la única vía posible para solucionar los problemas de las personas, mientras nos dicen que todo lo demás no sirve, que es muy lento, que siempre tiene que haber álguien que mande y álguien que obedezca. No hay confluencia posible con quien carece de la decencia y la conciencia de clase necesarias para rechazar el rol autoritario, no existe "vía parlamentaria" en un orden social en el que sólo se nos da opción a ser pastor o rebaño, no hay posible debate reformismo/rupturismo si lo segundo está prohibido.

Recordemos entonces durante estos tiempos que se avecinan, de "movida" electoral, de antagonismos televisivos de pastel y supuestos cambios de dogal, e incluso de carroza, en los que nos va a pedir el voto hasta la saciedad, se nos acosará más que nunca y se nos soltarán los perros por actuar en consecuencia y abstenernos de hacerlo, que nosotrxs no estamos por alimentar al poder establecido ni al sistema que lo sustenta, no participamos de sus elecciones periódicas, sus "fiestas de la libertad", y al menos ese día nos permitimos el lujo de no dejar que nos cuenten y nos almacenen y les decimos: que se jodan.

El Garry de Ascao

Publicado en el #5 de Fragua Social.

<img style="vertical-align: middle;" src="http://metalmadrid.cnt.es/archivo/imagenes/democracia-voto-basura-300x225.jpg" alt="" width="600" height="4

Más noticias

Donde encontrarnos:

Sindicatos de la CNTCórdobaAsturiasBizkaiaSoriaValenciaHuescaTeruelZaragozaBurgosJaénBarcelonaMadridBadajozGranadaCáceresCantabriaBalearsTarragonaLeónNavarraLleidaValladolidSalamancaLa_RiojaOurenseMálagaPalenciaCastellónHuelvaAlmeríaA_CoruñaCiudad_RealCádizPontevedraAlavaBalearsZamoraGipuzkoaSegoviaLugoSevillaCanariasMurciaAvilaGuadalajaraAlbaceteMenorcaAlicanteBalearsBalearsGironaCuencaToledo
Directorio de sindicatos

Periódico cnt:
Agosto - Septiembre 20111

El periódico de la cnt

Periódico cnt

Noticias CNT Madrid:

Web CNT Madrid