CNT Metal

Sindicato del Metal, Minería y Química
Federación Local de Sindicatos de Madrid
CNT-AIT

Plaza de Tirso de Molina, 5. 6º dech. 28012. | Tlf: 917046054 | Fax: 911413530 | metal@madrid.cnt-ait.es

Secciones Sindicales:

Enlaces Confederales:

Campañas:

Sobre la crisis perpetua en el mundo laboral

Sindicato del Metal de Madrid - 30/12/2014

"Cuando el asno lleva mucha carga, se tira al suelo; pero el hombre camina siempre" Pierre Joseph Proudhon (1809-1865)

Es en esta indomable facultad humana, donde el terrateniente y el empresario fundan la esperanza de su especulación; la de la explotación del trabajo ajeno: <<Si el asno me produce 10, el humano me producirá 100, Si el trabajador cuando es libre produce 10, para mí producirá 100.>>

Cualquier campesino/a, antes de perder su parcela de labranza, su terruño, acuciado por las deudas debido a altas rentas, abusivos préstamos, injustos intereses, hace un desesperado esfuerzo; toma en arriendo nuevas tierras, multiplicando así su jornales y sus deudas. Su propósito es sembrar más para producir más y poder pagar las deudas antiguas y las nuevas rentas. Para aumentar su producción, debe de trabajar más horas, aunque su día siga teniendo 24, aunque su semana mantenga aún los 7 días de rigor. También puede ser más eficiente invirtiendo en maquinaria, riego, etc... No hay marcha atrás, los nuevos intereses repercutirán negativamente en su hacienda. Llegado el caso en que pudiera sacar 100 aún a costa de su salud, todo será para pagar al Terrateniente. Trabajar para otro nunca fue buen negocio.

En la industria ocurre lo mismo. Los obreros/as asalariados, acuciados por las deudas diarias como pagar el alquiler o la hipoteca del hogar, las letras del coche o el transporte público, comida, vestido, impuestos estatales, autonómicos, locales, etc, nos vemos en la necesidad de trabajar más (horas extras) o más rápido e inseguros (destajo) perjudicando así a otros compañer@s además de hipotecar nuestro trabajo futuro(1). Debemos competir con otros compañeres pues el sueldo es escaso(2), apenas da para vivir y no da para acumularlo; ahorrar. Debemos de apropiarnos del trabajo de otro y por consiguiente contribuimos a disminuir el número de trabajadores; favorecemos el desempleo.

El empresario, que también paga renta e impuestos, letras y vencimientos, debe competir con industrias de su mismo ramo, por lo que rebaja el precio de venta de su mercancía e intenta acaparar los productos de otras empresas: debe de apropiarse de la producción y venta de otros empresarios: Debe eliminar a la competencia. Para vender más barato, debe quizás rebajar la calidad de sus productos, o pagar menos a sus empleados. También puede consentir tener menos asalariados pero que trabajen más (recordemos que el asno se tira al suelo, el hombre camina siempre) o conseguir que seamos más eficientes (trabajos en cadena, maquinarias alienantes). Pero si hay menos trabajadores, también habrá menos consumidores. El empresario que gane la batalla monopolista sabe que la producción también se reduce (en términos absolutos) si bien él será quien la acaparé (en términos relativos) por lo que podrá ahora sí subir el precio de sus productos. Esto hace que los que no hallamos perdido nuestros trabajos, nos veamos perjudicados también pues ahora nos sale más caro comprar cualquier producto de primera necesidad.

De todo esto podemos garantizar un axioma: <<El acaparamiento de los capitales (empresarios) y el acaparamiento del trabajo (asalariados en activo) produce el desarrollo o progreso económico capitalista, consistente en colocar fuera del mundo laboral a un determinado número de trabajadores/as y sus respectivos consumos.>>

Hay otra circunstancia, mucho más sibilina, que contribuye a la explotación del obrero asalariado e impide su propia emancipación. De hecho es la más alienante de entre las armas que manejan los capitalistas -capitalismo de Estado incluido-. Se llama desigualdad salarial y la vamos a intentar explicar de forma clara y sencilla.

Si el salario del obrero fuese el mismo en todas las categorías profesionales, el robo que el empresario realiza a la clase trabajadora -al apropiarse de la riqueza que esta genera- se haría notar igualmente en todas las profesiones; y se habría manifestado con tal evidencia, que hace tiempo hubiese sido eliminada la empresa privada y la estatal, y propugnado el comunismo libertario, consistente en la colectivización de la empresa y los medios de producción. Más como en los salarios, desde el del peón hasta el del ingeniero, impera entre ellos la desigualdad salarial , sigue la explotación un movimiento descendente desde el más fuerte al más débil, por el cual el trabajador/a sufre mayor número de privaciones cuanto más bajo está en la escala social, cuya última clase se ve literalmente desnuda y devorada por las demás.

De aquí obtenemos el axioma siguiente: <<la desigualdad salarial es alienadora y contribuye a la división de la clase trabajadora, asegurando así el mantenimiento del sistema capitalista por los propios trabajadores>>

Para acabar con esta sociedad parasitaria, toda la sociedad tiene que ejercer su derecho al trabajo, para que todas y todos podamos consumir (vivir), gracias a poner al servicio de la sociedad nuestras fuerzas y habilidades. Pero cuando se desperdician esas capacidades que posee una sociedad para beneficiar la codicia de unos pocos, deviene la explotación, el lujo inútil y el despilfarro por un lado, y la carestía, paro y marginación para una parte de esa sociedad por otro.

El último axioma es muy sencillo: << Si sólo una parte de la sociedad consume, es a cambio de que otra parte de la sociedad permanezca inactiva -no trabaje-. Y esta inactividad se traduce en desposeerlos de los medios de subsistencia (consumo); los condena a perecer (por lo menos socialmente).>>

Con todo lo dicho, no nos queda otra que aprender del asno y tirarnos al suelo de una vez por todas. Eso si, de forma organizada, en los tajos, en los talleres, en las oficinas, y declarar la Huelga General Revolucionaria, hasta acabar con la explotación capitalista (sea esta de empresa o de estado), hasta conseguir el comunismo libertario. Única vía para salir de la crisis perpetua que padecemos la clase trabajadora.

Artículo incluído en el número 4 de invierno 2015 de Fragua Social.

_____________________________

1) Lo hemos vivido los que hemos trabajado en el sector de la construcción en los años de la burbuja inmobiliaria. Las horas extras, los destajos, nos han traído paro para por lo menos 20 años al 80% de los obreros relacionados con la construcción: albañiles, pintores, carpinteros, escayolistas, encofradores, electricistas, calefactores, fontaneros etc. Cobrábamos "más" porque trabajábamos mucho más. Sin embargo, los constructores, en esos pocos años han ganado lo mismo que en los próximos 20 años. Ahora están invirtiendo en países emergentes.

(2) Este excedente de "parados" que crea el capitalismo a posta, les sirve como cualquier otro excedente de mercancías, contribuye a estancar los sueldos, pues hemos resuelto que al existir competencia entre empresas, el precio de los productos tienden a la baja. Y un trabajad@r no es otra cosa para el capitalista que un producto más que comprar y vender.

Más noticias

Donde encontrarnos:

Sindicatos de la CNTCórdobaAsturiasBizkaiaSoriaValenciaHuescaTeruelZaragozaBurgosJaénBarcelonaMadridBadajozGranadaCáceresCantabriaBalearsTarragonaLeónNavarraLleidaValladolidSalamancaLa_RiojaOurenseMálagaPalenciaCastellónHuelvaAlmeríaA_CoruñaCiudad_RealCádizPontevedraAlavaBalearsZamoraGipuzkoaSegoviaLugoSevillaCanariasMurciaAvilaGuadalajaraAlbaceteMenorcaAlicanteBalearsBalearsGironaCuencaToledo
Directorio de sindicatos

Periódico cnt:
Agosto - Septiembre 20111

El periódico de la cnt

Periódico cnt

Noticias CNT Madrid:

Web CNT Madrid